CENTROS HMMI

Actualmente el Instituto, con 37 comunidades, desarrolla su misión en: España 16 comunidades distribuidas por Andalucía, Asturias, Cantabria, Extremadura, Islas Canarias, Madrid y Salamanca; Italia, 2 comunidades, en Roma; Portugal, 4 comunidades, en: Fátima Marvao, Nisa y Povoa de Varzín; Colombia, 4 comunidades en: Bogotá, Itagüi y Manizales; México, 2 comunidades en: el Distrito Federal y en Aculco; Perú, 3 comunidades en: Cajamarca, El Callao y Lima; Venezuela, 4 comunidades en: Caracas, Naguanagua y Tucupido; y Mozambique, con una 1 comunidad. Con nuestra presencia en estos países queremos, tal como y quiso nuestra Fundadora,"que toda nuestra vida sea un acto de amor”

 

   

CENTROS EDUCATIVOS
ASTURIAS COLOMBIA
      Colegio Nuestra Señora de Covadonga (Noreña)      Colegio Madre Matilde (Bogotá)
      Colegio Nazaret (Oviedo) PERÚ 
EXTREMADURA      Colegio Fe y Alegría (Ica)
      Colegio Sagrado Corazón (Don Benito - Badajoz) VENEZUELA
      Colegio San José (Cáceres)       Colegio Madre Matilde (Caracas)
      Colegio Madre Matilde (Plasencia – Cáceres)       Colegio Padre Seijas (Naguanagua)
MADRID       Colegio María Inmaculada (Tucupido)
     Colegio San José  
SALAMANCA  
     Colegio San José   
     Colegio Nuestra Señora del Castañar

 

 

OTRAS COMUNIDADES
ANDALUCÍA ITALIA
Granada: Comunidad Sanitaria Roma: Villa Letizia
Guadix: Centro Asistencial María Briz PORTUGAL
CANTABRIA Fátima: Casa Espiritualidad María Madre de la Iglesia
Santander: Comunidad Catedral Povoa de Varzim: Instituto Madre Matilde
CASTILLA LEÓN COLOMBIA
Casa Espiritualidad María Madre de la Iglesia Bogotá: Colegio Madre Matilde
EXTREMADURA MÉXICO
Hospital San Antonio Aculco: Hospital Concepción Martínez
Robledillo de la Vera: Casa Nazaret Distrito Federal: Hogar Infantil María de Jesús Romero
MADRID  PERÚ
Casa de Acogida Juana de la Orden  Angamos: Guardería Infantil Matilde Téllez
Curia General  Cajamarca: Hogar Santa Dorotea
Pozuelo de Alarcón: Villa María Briz  Ica-Subtanjalla: Colegio Fe y Alegría nº 70
 CANARIAS  VENEZUELA
Tafira: Centro Asistencial Matilde Téllez  Caracas: Colegio Madre Matilde
Puerto de la Cruz: Hospital La Inmaculada  Casa de Formación-Noviciado
Centro Educativo Madre Matilde  Hogar Matilde Téllez
Santa Cruz de Tenerife: Hospital San Juan de Dios  Naguanagua: Colegio Padre Seijas
   Tucupido: Colegio María Inmaculada
   MOZAMBIQUE
   Sabie: Comunidad Matilde Téllez



 

Sea toda nuestra vida, un acto de amor

 

 

MATILDE TÉLLEZ ROBLES

Matilde nació en Robledillo de la Vera (Extremadura) el día 30 de mayo de 1841. Es la segunda hija de D. Félix Téllez Gómez y de Dña. Basilea Robles Ruiz. Su padre, funcionario público, fue trasladado a Villavieja de Yeltes (Salamanca) en 1841 y de aquí a Béjar. Matilde tenía entonces 10 años. Su madre, Basilea, supo guiar a Matilde desde muy pequeña por los caminos providenciales del amor. Su padre, Félix, soñaba con grandes planes matrimoniales.

Matilde es admirada y querida en Béjar por su carácter jovial. Pronto toda la ciudad conoce sus compromisos: amor a Dios y a los hermanos más pobres. Era presidenta de la Congregación de Hijas de María, pertenecía a las conferencias de San Vicente de Paúl, era catequista, atendía a la escuela dominical... Matilde supo conjugar la actividad apostólica incansable con una íntima unión con Dios. La Eucaristía era el centro de su jornada, el Sagrario su refugio durante largas horas de oración y la Virgen su compañera inseparable.

“Cuan gozosa corría por las calles de Béjar, visitando, decía a su amante Jesús en la persona de sus pobres: ¡Mi dueño Jesús amante! El mundo está lleno de necesidades. Todos tienen corazón Yo voy a por los que pueda yo te los traeré.”

Estaba preparada para recibir la llamada de Dios. Comparte su deseo con otras jóvenes. Las fuerzas para mantener ese deseo le venían del Sagrario, los impedimentos de su padre. Matilde mientras tanto sufría en silencio, rezaba y esperaba.

El 4 de mayo de 1874 propone en una carta al papa Pío IX su plan de fundación de una Congregación religiosa pidiéndole su asentimiento y bendición. 

Matilde alquila una casa próxima a la iglesia de Santa María. Ocho se comprometen con ella señalando la fecha del comienzo para el 19 de marzo.

“Vamos a comprar una casa. Vamos a hacer una congregación religiosa y nos reunimos todas...Y nuestra casa es y será pobre, como la de Nazaret. Y nuestra casa se llenará de corazones amantes; y ¡oh gozo sin medida!, moriremos de amor.”

De las ocho amigas sólo se presenta a la cita Maria Briz Manzano

“¿Qué hacer?... ¿Abandonarlo todo?... ¡No, Adelante! ¡No acobardarse adelante!... ¡No importa, Adelante!”

Robustecida con la fuerza que había recibido en la Eucaristía marcha decidida y gozosa con su única compañera María Briz a la “Casa de Nazaret” donde pondrá los cimientos de una Congregación religiosa. En aquella casa viven las dos en la más estricta pobreza en el recogimiento y la oración tratando de imitar a la sagrada familia y esperando que el señor le manifieste su voluntad.

-“¿Dónde están mis pobres? ¿Dónde mis niñas y jóvenes?

- Poned, Jesús mío, dulcísimo consuelo, tus órdenes, que hemos venido a cumplirlas, sólo a ti hemos de servir”.

Matilde siguiendo la inspiración divina se lanza al apostolado llena de alegría. Inaugura una escuela diaria y dominical, acoge en su casa a niñas huérfanas, visita y alienta a los enfermos. Este trabajo diario lo realiza con el mayor desinterés como expresión de su pobreza y de su solidaridad con los pobres. Aventurarse en aquella época a abrir un convento sin dinero y en medio de no pocas críticas y dificultades parecía ser una temeridad. Sin embargo Dios velaba por ellas y su testimonio evangélico y el entusiasmo que transmitían en sus trabajos lograron poco a poco que varias jóvenes se asociaran a ellas.

Matilde viaja hasta Plasencia para visitar al nuevo obispo D. Pedro Casas y presentarle la obra. Dos meses más tarde le concede la primera autorización escrita y el 20 de enero de 1878 Matilde y María Briz visten el hábito azul en la iglesia de San Juan de Plasencia.

“Vernos ya en santo traje para que como librea de fuego amoroso prenda y arda fuego de amor y más amor cada día...Desde aquel día desde aquella hora, yo sufrí una novedad en todo mi ser, como si hubiera dejado de existir. Todo cambió.”

Comienzan a darse a conocer y en medio de dificultades y peripecias llegan a Don Benito donde les facilitan el camino para una fundación y en 1879 se instalan en esta ciudad.

“Ya nada me acobardaba, nada me impedía el paso a mi destino, por más que allí me deje el sacrificio de mi buena madre (...) y todas aquellas educandas que se querían venir con nosotras.”

La nueva casa se convierte en noviciado hogar de niños huérfanos, colegio, atiende a enfermos en sus casas...

El 19 de marzo de 1884 el obispo de Plasencia aprobó las primeras Reglas.

El Instituto se va consolidando en sus fines específicos: Culto a la Sagrada Eucaristía y atención principalmente a los niños huérfanos, a los pobres y a los enfermos.

En julio de 1885, Don Benito sufre una epidemia de cólera. Su inseparable y querida María Briz murió el 16 de julio a los 34 años, víctima de la epidemia, donando así su vida por los hermanos. Por este hecho y por su atención a toda clase de necesitados con amor y desinterés total desde que llegaron a Don Benito, la ciudad comienza a llamarlas “Hermanas de la caridad”.

“Habían pasado enfermedades mortales, y la muerte misma vino a dar más vida, pues que, habiendo sido atacada la población por la epidemia de cólera, todas, haciendo o renovando el sacrificio de su vida, se disponen a morir por el bien de sus hermanos, los invadidos por la peste. Aquella heroína... la primera en formar comunidad conmigo... ofreció su vida en mejor hora por todas, ara que no muriera ninguna... Dios la oyó y aceptó el sacrificio, sólo ella murió en aquella peste”.

En medio de las pruebas Matilde ve con gozo como nuevas jóvenes atraídas por el testimonio de la comunidad se van incorporando a ella. Matilde se desvive por todas para formarlas en el amor a Dios, en la oración y en la entrega a los demás. Desde Don Benito salen religiosas a otras ciudades. Son portadoras del espíritu infundido por la Madre Matilde dispuestas a poner en práctica el lema que Matilde quiso para el Instituto: ORACIÓN, ACCIÓN, SACRIFICIO.

Surgen las casas de Cáceres, Béjar, Almendralejo, Santos de Maimona, Trujillo...

“Nacen del amor ardiente a Jesús Eucaristía; nacen para ganarle corazones; nacen por amor a los hermanos y para remediar sus necesidades”.

Matilde asiste a este florecer del Instituto multiplicando sus desvelos:

“Me levanto aquí pero no sé dónde me acostaré; porque si viene en el correo alguna noticia que mis hijas lo necesitan, saldré como pueda volando a su lado”.

Su visita es para todos motivo de alegría. Todos acuden a ella buscando alivio.

El 15 de diciembre de 1902 de camino a Badajoz, apenas andados unos metros fuera de casa, cayó desvanecida. El 17 de diciembre, Matilde a los 61 años murió gastada en el amor a Dios y a los hermanos. La noticia corrió rápidamente: ¡ha muerto la Madre! el pueblo de Don Benito se conmovió y todos la lloraron como a una verdadera Madre. El testimonio de su vida nos lleva a todos los que queremos compartir con ella carisma y misión a ser “adoradores perpetuos”, ya sea a los pies de un Sagrario, ya sea a los pies de los hermanos necesitados de ayuda. Así lo hacía ella y así nos lo pide reiteradamente a cada uno de nosotros

 

ESCUDO COLOR-2

 PRESENTACIÓN

El Instituto de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia, fundado por Madre Matilde Téllez Robles, es una Congregación de Religiosas que, formando parte de la Iglesia Católica, tiene como uno de sus fines institucionales la educación cristiana de la niñez y juventud. Presenta a la sociedad una oferta educativa que consiste en promover la formación integral de alumnos y alumnas de acuerdo con una concepción cristiana del hombre, del mundo y de la historia.

1.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA.

LOE artículo 115, puntos 1, 2, 3.

2.- PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO A LA EDUCACIÓN.

  1. Todos los hombres tienen derecho a una educación adecuada, en auténtica igualdad de oportunidades, respecto a todos los niveles educativos, según la capacidad de cada uno. 

  2. Los padres, por ser los primeros y principales responsables de la educación de sus hijos, tienen el derecho a elegir para ellos el tipo de educación que juzguen más de acuerdo con su orientación educativa familiar.

  3. Los profesores tienen derecho a desarrollar su función docente en libertad en el contexto de su trabajo, definido por el CPC y por el nivel educativo que les corresponda. 

  4. Las personas y los grupos sociales tienen el derecho de crear y dirigir Centros Educativos y de ofrecer en ellos un tipo de educación determinada, definida por su Carácter Propio
  5. La Iglesia tiene el derecho y el deber de hacerse presente en el mundo de la cultura, creando y ofreciendo a la sociedad sus propios Centros Educativos.

  6. Los poderes públicos tienen la obligación de hacer posible el ejercicio práctico del derecho de todos a la educación, entendida como un servicio social, garantizando la libertad de la enseñanza mediante la gratuidad en las escuelas.
  7. La escuela, por tanto, es una de las respuestas institucionales más importante al derecho de toda persona a la educación y uno de los factores más decisivos para la estructuración y la vida de la sociedad.

3.- OBJETIVO EDUCATIVO GENERAL 

  1. El objetivo general y la razón de ser de los Centros Educativos de las Hijas de María Madre de la Iglesia es favorecer el crecimiento y madurez de la persona desarrollando las capacidades que conducen a su formación integral, de acuerdo con la visión cristiana del hombre, del mundo y de la historia.

  2.  Con nuestra acción educativa nos proponemos cultivar lo más auténtico de la persona en sí misma posibilitando que nuestros alumnos/as sean:

    • Señores de las cosas, y no esclavos de ellas.

    • Hermanos de los hombres, viviendo en actitud de solidaridad y de servicio.

    • Personas abiertas al Dios que nos revela Jesucristo, con sentido de gratuidad y esperanza.

 4.- CARACTERÍSTICAS DEL TIPO DE PERSONA QUE PROPONEMOS FORMAR EN NUESTROS CENTROS. (FINES).

 Buscamos educar a nuestros alumnos para que lleguen a ser:

  • Personas libres y responsables.

  • Personas abiertas a Dios y a los hombres, capaces de vivir unas relaciones solidarias y fraternas.

  • Personas críticas y creativas, que aceptan el trabajo como medio de realización personal y como colaboración con el plan de Dios para ir logrando un mundo más justo y fraterno.

 5.- VALORES EDUCATIVOS QUE PROPONEMOS.

 Teniendo como fuente y referente los valores del Evangelio, y los vividos y transmitidos por Madre Matilde Téllez en su tarea educativa, señalamos como prioritarios para nuestro centro los siguientes valores:

  • El amor a la vida.

  • La búsqueda de la verdad y de la belleza como camino de libertad.

  • La responsabilidad, el esfuerzo personal y el sentido crítico.

  • El servicio, la gratuidad y la contemplación.

  • La aceptación del pluralismo, la apertura a otras culturas, la tolerancia y la paz.

 6.- PRINCIPIOS GENERALES QUE INSPIRAN NUESTRA ACCIÓN EDUCATIVA

 6.1. En cuanto centro educativo colabora con los fines que la sociedad civil asigna al sistema educativo y hace propios los principios presentes en la Constitución Española y en las Leyes vigentes:

  • La igualdad de oportunidades a una educación de calidad para todos los alumnos, en el respeto a los principios democráticos y a los derechos y libertades fundamentales

  • La transmisión de los valores que sirven de fundamento a la libertad personal, a la responsabilidad social, a la igualdad y a la solidaridad
  • La concepción activa de la educación como elemento compensador de las desigualdades personales y sociales.

  • La participación activa de los distintos sectores de la Comunidad Educativa, en el ámbito de sus correspondientes competencias y responsabilidades, como medio para la consecución de los objetivos de la educación.

  • La concepción de la educación como proceso permanente que obliga a dirigir la acción docente al desarrollo de capacidades para “aprender a aprender”.

  • La convicción de que la responsabilidad y el esfuerzo personal son fundamentales para desarrollar la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu emprendedor de los educandos.

  • El esfuerzo o interés por llevar a cabo la experimentación y la innovación educativa en el centro, junto con la flexibilidad de estructuras y organizaciones, harán posible adaptar la acción docente a las necesidades cambiantes de la sociedad y de los alumnos.

  • El reconocimiento de la función docente como factor esencial de la calidad de la educación.

  • La eficacia del Centro está vinculada a la capacidad del mismo para evaluar sus diseños, su organización y el proceso de enseñanza aprendizaje.

6.2. En cuanto escuela Católica, el Centro encuentra su verdadera justificación en la misión misma de la Iglesia: proclamar el mensaje evangélico. Funda, por tanto, su acción educativa en los siguientes principios:

  • La escuela católica dirige su acción a la formación de la personalidad cristiana de sus alumnos.
  • El espíritu evangélico debe manifestarse a través de un estilo cristiano ( amor, libertad) que impregne todos los elementos del sistema educativo.
  • Los educadores tellistas, como personas y como comunidad, son los primeros responsables en crear el peculiar estilo cristiano del colegio.
  • La cultura humana y las ciencias del saber tienen su autonomía y su metodología y, por tanto, deben ser expuestas con objetividad. Si embargo el educador expone críticamente ciencia y cultura sin separarlas de la fe, situando siempre en el centro de enseñanza a la persona en su integridad.

  • El respeto a la libertad religiosa y de conciencia de los alumnos y de las familias, firmemente tuteladas por la Iglesia, no puede suponer renuncia a la libertad de proclamar el mensaje evangélico y de exponer o proponer los valores humanos de él derivados.
  • El empeño de integrar a los padres de los alumnos en el proceso educativo escolar, para lo cual se han de buscar espacios educativos que permitan una acción conjunta planificada.

 6.3. En cuanto Centro regentado por el Instituto de religiosas de Hijas de María Madre de la Iglesia, se inspira en el espíritu educativo de su fundadora Matilde Téllez Robles y de su tradición. Son, pues, fundamentos específicos de su estilo educativo: 

  • Una entrega total de los educadores a la tarea de la educación con espíritu de servicio, gratuidad, paciencia, autenticidad y amor a los alumnos. Ello supone una atención a su persona transcendiendo su rendimiento académico.

  • Un clima de alegría y amistad que brota del diálogo, apoyo y comprensión mutua, y se traduce en un trato respetuoso, sencillo y cercano entre todos los que forman la comunidad educa

  • Una relación con Cristo como centro de la vida del colegio. Iniciación y cultivo de la Oración personal y comunitaria, vivencia de los sacramentos, especialmente de la Eucaristía y un marcado acento mariano.

  • Una pedagogía del corazón, hecha de cercanía y acompañamiento, por la cual los educandos se han de sentir atendidos, comprendidos, aceptados y valorados.

  • El espacio escolar ha de ser lugar de encuentro para la configuración de una comunidad educativa de personas laicas y religiosas, que comparten una misma misión aunque con opciones diferentes de vida.

  

7.- OBJETIVOS Y OPCIONES DE LAS DIVERSAS DIMENSIONES EDUCATIVAS. (PROPUESTA EDUCATIVA).

7.1.- Dimensión Académica.

7.1.1.- Objetivos específicos

A través de la dimensión académica pretendemos que los alumnos participen activamente y desarrollen las habilidades siguientes:

  1. La motricidad y las habilidades sensoriales, su capacidad de expresión corporal y los diversos aspectos de la cultura física y deportiva.

Motricidad habilidades físicas

  1. La capacidad intelectual, mediante el ejercicio de los diversos procesos mentales; el reconocimiento, la comprensión, la asimilación cognitiva, la memoria comprensiva, la aplicación, el análisis, la síntesis y la valoración; profundizando en la dimensión crítica de estos procesos.

Desarrollo de las Capacidades mentales

  1. La expresión coherente y precisa de los contenidos intelectuales en cada una de las áreas

Expresión coherente.

  1. El dominio de las habilidades técnicas, generales o específicas y las tecnológicas así como su utilización en cada especialidad.

Habilidades técnicas y tecnológicas.

  1. La sensibilidad artística para contemplar la belleza del mundo plástico, musical y audiovisual; la capacidad de expresarse personalmente a través de estas artes y de los nuevos medios de comunicación.

Sensibilidad, expresión Artística.

  1. La capacidad de llegar, a través de la experiencia del aprendizaje, a una reflexión humanizadora que conduce a la opción y el compromiso con los valores cristianos.

Reflexión humanizadora, compromiso

  1. La capacidad de autoevaluar su proceso académico, sus actitudes humanas y su crecimiento personal.

Autoevaluación.

7.1.2.- Opciones pedagógicas. De acuerdo con nuestros principios pedagógicos:
  1. Priorizamos la intensidad a la extensión de los contenidos, de modo que los alumnos se capaciten mejor para la participación activa en las tareas escolares.

Profundización, Participación activa.

  1. En las programaciones de los objetivos de aprendizaje tendremos en cuenta la articulación que debe existir entre los distintos niveles de concreción y al mismo tiempo su total coherencia entre los objetivos que se determinan en el Carácter Propio y el Proyecto Educativo.

Programación coherente.

  1. Promovemos una permanente revisión y ajuste de los recursos y metodología.

Recursos, metodología.

  1. Pretendemos que todas las acciones docentes sean un proceso intencionado y sistemático, en el que el profesor cumple su papel de guía, mediador y animador del aprendizaje.

El profesor y el proceso de aprendizaje.

  1. Llevamos acabo la necesaria correlación interdisciplinar y globalizadora desde cada una de las áreas.

Correlación Interdisciplinar.

  1. Utilizamos, con sentido crítico, las nuevas tecnologías relacionadas con el aprendizaje, la información y la comunicación social

Utilización de las nuevas tecnologías.

  1. Asumimos la evaluación como un elemento indispensable en el proceso educativo, tratando de evaluar y recuperar a los alumnos, no solo en sus conocimientos sino en sus actitudes y madurez humana y cristiana

Evaluación y recuperación.

  1. Procuramos adecuar los planes de estudio a las exigencias de cada época y lugar

Inserción cultural.

  1. Tenemos en cuenta en la planificación de objetivos y metodología a los alumnos con necesidades educativas específicas (inmigrantes, superdotados, con desventaja social o cultural y con necesidades educativas especiales) o con diferentes y ritmos de aprendizaje.

Atención a la diversidad.

Educación Compensatoria

   

7.2.- Dimensión Humana.

7.2.1.- Objetivos específicos.

A través del cultivo de la dimensión humana de los alumnos, y con la participación activa de ellos y de sus familias pretendemos desarrollar:

 

  1. La visión positiva de si mismos y la sensibilidad equilibrada ante las diversas situaciones humanas.

Autoestima, equilibrio Personal.

  1. La capacidad de iniciativa y de trabajo, individual y en equipo sin contentarse con niveles mínimos

Iniciativa y trabajo.

  1. La capacidad de convivencia, comunicación y apertura a los demás que les prepare para participar responsablemente en la vida social, asumiendo sus derechos y sus deberes.

Convivencia, Comunicación.

  1. La sensibilidad ante las diversas formas de desigualdad y discriminación, cultivando la actitud de solidaridad que le comprometa con el bien común, ofreciendo a los demás el servicio de sus capacidades personales y de su tiempo.

Sensibilidad, solidaridad, servicio.

  1. Búsqueda del sentido ético de la vida y de la vocación personal.

Sentido ético.

  1. La apertura a la evolución permanente de la sociedad y a los nuevos modelos de realización liberadora y humana, desde el sentido crítico cristiano.

Apertura al cambio y sentido crítico

 

7.2.2.- Opciones pedagógicas.

De acuerdo con nuestros principios pedagógicos:

a) Llevamos acabo la orientación educativa, mediante una programación coherente de objetivos y actividades para ayudar a los alumnos a comunicase en grupo y a desarrollar actitudes y valores humanos

Orientación educativa.

b) Realizamos entrevistas individuales de información y orientación personal, escolar y profesional.

Entrevistas.

c) Aplicamos sistemas de recogida de datos y elaboración de informes técnicos, realizando su comunicación a los alumnos y sus padres a través de los tutores y personas especializadas

Comunicación

a la familias.

c) Llevamos acabo la Acción Tutorial a nivel de alumnos, padres y equipo de profesores, como medio eficaz en el proceso del desarrollo integral de los alumnos.

Acción tutoríal.

d) Buscamos los medios concretos y prácticos para la recuperación de los alumnos con necesidades educativas específicas o problemas humanos.

Atención a la

Diversidad.

 

 

 

 

7.3. Dimensión Cristiana.

7.3.1.- Objetivos específicos

Cultivamos la dimensión cristiana, ayudando a los alumnos, con la colaboración de ellos mismos y sus familias, a desarrollar:

  1. El sentido cristiano y la dimensión trascendente de las actitudes humanas anteriormente señaladas

Dimensión

trascendente

de los valores.

  1. El conocimiento de Jesucristo y su mensaje, y la adhesión a su persona, preferentemente a través de la vivencia eucarística, que lleva a realizar gradualmente el compromiso cristiano.

Conocimiento y relación con Cristo.

  1. La vivencia y expresión libre de la fe, de una manera viva, en el seno de la Comunidad Educativa y de la Comunidad Eclesial, a través de la oración, la Eucaristía, y otras celebraciones sacramentales; el culto a María, la Madre de Jesús y Madre de la Iglesia,

Vivencia y expresión

de la fe.

  1. La percepción cristiana de la realidad que tratan las letras, las ciencias, el arte y la tecnología, de tal manera que sean capaces de responder, desde la fe, a las preguntas que plantean las diversas disciplinas.

Síntesis, fe y cultura.

  1. La vivencia de los derechos humanos, la justicia, la paz y el diálogo interreligioso, como actitudes que se derivan de la propia fe cristiana, y que al mismo tiempo son condiciones indispensables para crecer en su profundización.

Síntesis Fe y vida.

  1. El conocimiento, imitación y veneración de la Beata Madre Matilde.

Conocimiento e imitación de Madre Matilde.

 

7.3.2.- Opciones pedagógicas.

De acuerdo con nuestros principios:

a) Llevamos a cabo la dimensión trascendente de los valores, a través de las tutorías y actividades, para inculcar actitudes humanas con sentido cristiano.

Trasmisión trascendente de valores.

b) Animamos, acompañamos y fortalecemos el conocimiento de Jesús y la relación con Él, a través de toda la acción pastoral del Centro, significando las clases de religión, y la profundización de la fe en grupos de formación tellista.

Conocimiento y relación personal con Jesús.

c) Pretendemos que por medio de la oración, la Eucaristía y otras celebraciones, vivan y expresen su fe, dentro de la Comunidad Eclesial.

Sentido eclesial y de la fe

d) Buscamos medios y posibilitamos a nuestros alumnos una síntesis de fe y cultura, para percibir las distintas disciplinas desde la fe cristina.

Percepción cristiana de las disciplinas

e) Ofrecemos a todos los alumnos el crecimiento de su fe cristiana, a través de la vivencia de derechos humanos y de las actitudes esenciales cristianas, para que la vida se corresponda con su fe.

Coherencia entre fe y vida

f) Inculcamos, por medio de la formación, de las celebraciones y de la práctica de las virtudes, el carisma de Madre Matilde, resaltando su amor a la Eucaristía, a María y a los pobres; su entrega al servicio, su sencillez y su alegría.

Carisma Tellista

 

7.4.- Dimensión Extraescolar.

7.4.1.- Objetivos específicos

Por medio de la dimensión extraescolar queremos ayudar a los alumnos, con la colaboración activa de ellos mismos y de sus familias, a :

 

a. Mejorar las habilidades físicas, intelectuales, técnicas y artísticas.

Cultivo de habilidades.

b. Avanzar en las actitudes sociales, de convivencia y solidaridad.

Cultivo de actitudes.

c. Consolidar las aficiones personales útiles y la ocupación positiva del tiempo libre y del ocio.

Cultivo de aficiones personales.

d. Lograr un mejor equilibrio psíquico de la persona.

Equilibrio psíquico.

7.4.2. Opciones pedagógicas:
De acuerdo con nuestros principios pedagógicos ofrecemos a los alumnos la posibilidad de :
  1. Realizar actividades artísticas, culturales, técnicas y deportivas, organizadas regularmente a lo largo del curso, o con motivo de diversos acontecimientos colegiales, académicos o festivos.

Actividades culturales y

Deportivas.

  1. Realizar actividades de carácter humanitario y social, sin prejuicio de que estas formen parte también del proyecto curricular en determinados niveles.

Actividades humanitarias y sociales.

  1. Que en las programaciones de cada una de estas actividades se potencien las actitudes y valores humano-cristianas relacionados con ella, a demás del aprendizaje de destrezas y habilidades.

Valores, destrezas y

Habilidades.

  1. Participar en estas actividades integrándose en ellas de acuerdo con sus intereses y necesidades, potenciando así el desarrollo equilibrado e integral de su personalidad.

Desarrollo

Integral.

Fav e. Favorecemos la integración de los alumnos mayores, antiguos alumnos y padres, con como colaboradores y organizadores de estas actividades.

Colaboradores.

f. Ofrecemos el uso de las instalaciones del Centro para el servicio de los miembros de la Comunidad Educativa y del entorno social, teniendo en cuenta las exigencias de la organización escolar, previa la autorización de la Consejería de Educación.

Disponibilidad de las instalaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

III. EL CENTRO COMO COMUNIDAD EDUCATIVA

8.- COMUNIDAD EDUCATIVA Y PARTICIPACIÓN

8.1 Composición y objetivo

 

La Comunidad Educativa de un Centro de RR Hijas de María Madre de la Iglesia está formada por la Entidad Titular, Profesores, Alumnos, Padres, Personal Administrativo y de Servicio y Colaboradores. Todos ellos, de acuerdo con sus propias funciones o responsabilidades, y a través del diálogo y de unas relaciones humanas positivas y creadoras, se proponen compartir los ideales, valores y objetivos educativos básicos, la realización del proyecto educativo y la gestión de los asuntos y actividades del centro.

Buscamos que los valores del Evangelio determinen las relaciones entre los miembros de la comunidad educativa, y configuren, con un sentido inequívocamente cristiano, las estructuras del Centro.

 

 

 

8.2 Compartir valores y objetivos.

8.2.1. La Comunidad Educativa tiene como misión fundamental compartir y llevar a la práctica, en la realidad específica del aquí y el ahora del Centro, los valores básicos que sobre la educación propone el Instituto de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia desde su visión carismática congregacional y desde su experiencia histórica

La Comunidad educativa corresponsa-ble en la misión del Instituto.

8.2.3. Para hacer posible compartir y concretar estos valores y objetivos básicos, la Comunidad Educativa promueve:

Posibilitar la corresponsabilidad de la misión.

  1. Canales de comunicación internos que favorezcan las relaciones entre los diversos miembros de la Comunidad Educativa.

 
  1. Encuentros informales que fomentan el ambiente de bienestar y confianza.

 
  1. Convivencias, Cursillos y Encuentros de formación que faciliten los procesos de experiencia y reflexión acerca de las actitudes personales y la vivencia de la fe, de temas relacionados con la dimensión de sentido de la educación, y con la tradición espiritual y pedagógica del Instituto.

 

8.3 Compartir la realización del Proyecto Educativo.

8.3.1. La Dirección y los Profesores del Centro, con la participación de los demás estamentos de la Comunidad Educativa en su caso, elaboran y desarrollan progresivamente el Proyecto Educativo del Centro. Igualmente llevan a cabo una evaluación continua de los procesos de enseñanza y aprendizaje, tanto académico como formativo y pastoral, así como la evaluación global del Centro.

Corresponsabilidad en el diseño y la evaluación de la tarea educativa.

 

8.3.2. El Equipo Directivo (Directora Titular, Directora Pedagógica. y Coordinadora de Pastoral) presidido por La Directora Titular del Centro, asesora a ésta en el ejercicio de sus funciones y en la realización práctica del Proyecto Educativo. Este organismo tiene en cuenta las competencias asignadas por la ley a los órganos colegiados del Centro, según el modo de proceder del Instituto de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia.

Equipo Directivo.

8.3.3. Para promover y desarrollar las diversas dimensiones educativas -académica, humana, cristiana y extraescolar- se designan los oportunos órganos unipersonales del Centro, que son: Directora Titular, Directoras Pedagógicas, Coordinadora de Pastoral, Administradora. Las competencias y funciones de cada una de ellas están recogidas en el R. R. I.

 

a) Las Directoras Pedagógicas, que en función delegada de la Entidad Titular, son responsables de dirigir y coordinar la acción educativa y docente de cada Etapa.

Directora Pedagógica.

b) Los Orientadores Educativos que promueven los procesos de orientación escolar y formación humano-cristiana individual y grupal.

Orientadores Educativos.

c) Los Coordinadores de Pastoral, que promueven los procesos de maduración de la fe y del compromiso cristiano, por medio de los responsables de las actividades pastorales, escolares o extraescolares.

 

Coordinadores de Pastoral.

d) Las Coordinadoras de las Actividades Extraescolares, que promueven los procesos educativos, culturales, deportivos y socio-cristianos, por medio de los responsables de esas actividades.

Coordinadoras de actividades extraescolares.

8.3.4. Un organismo especialmente importante para promover y compartir la realización del Proyecto Educativo es el Claustro de Profesores, conforme a las competencias que le reconoce la legislación vigente y el Reglamento de Régimen Interior del Centro.

 

Claustro de Profesores.

8.3.5. El Personal de Administración y Servicios, al compartir los ideales,

Personal Administrativo y d

valores fundamentales y objetivos del Centro, participa también de la misión educadora del mismo. Están representados en los Órganos Colegiados, hacen posible la realización práctica del Proyecto Educativo.

e Servicios.

8.3.6. Los alumnos son el centro de la actividad educativa, participan en la actividad del Centro a través de los habituales cauces de representación colegial como son los Delegados de Curso, Consejos Escolares, etc. Esta presencia es un estímulo para la comunidad Educativa y para ellos una preparación de su futura participación social.

Alumnos.

8.3.7. Los padres de los alumnos, además de tener sus propias funciones y actividades a través de las Asociaciones de Padre, están también representados en el Consejo Escolar del Centro, Aportan impulso y apoyo a la actividad educativa, manteniéndose en contacto con los Tutores y aportando también iniciativas y sugerencias, y contribuyendo a la evaluación de los resultados del proceso educativo.

Padres de Alumnos.

8.3.8. La Comunidad Educativa puede promover la participación de los antiguos alumnos, amigos del colegio y otros colaboradores, que desde su experiencia de la realidad profesional, familiar y social, y a través de sus propias asociaciones y cauces de representación, ayudan a desarrollar los objetivos educativos del Centro, además de realizar sus propios fines de relación humana, formación y acción,

Antiguos alumnos y colaboradores.

8.3.9. Todos los órganos de gobierno y participación del Centro, a través del diálogo y el contraste de criterios, adoptarán los acuerdos o decisiones por consenso, para llevar adelante constructivamente la realización del Proyecto Educativo.

Estilo de participación.

8.3.10. El Reglamento de Régimen Interior del Centro describe el nombramiento, composición, competencias y normas de funcionamiento de los diversos órganos unipersonales o colegiados.

Reglamento de Régimen Interior.

 

 

 

 

 

8.4.- Compartir la gestión del Centro.

8.4.1. Teniendo en cuenta los objetivos y opciones educativas expuestas anteriormente y la responsabilidad del Instituto de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia como Entidad Titular, todos los miembros de la Comunidad Educativa comparten, conforme a su composición y responsabilidad aceptada, la gestión de los asuntos del Centro, de acuerdo con las normas internas del mismo.

Corresponsabilidad en la gestión.

8.4.2. Los miembros de la Comunidad Educativa participan en el proceso de la toma de decisiones, de acuerdo con sus funciones y responsabilidades y según lo dispuesto en la normativa interna del Centro.

Participación en la toma de decisiones.

8.4.3. En los niveles sostenidos con fondos públicos, los distintos estamentos de la Comunidad Educativa eligen a sus representantes en el Consejo Escolar correspondiente, con la composición y competencias que determina la normativa vigente.

Consejo Escolar.

8.4.4. El Carácter Propio de los Centros de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia, objeto de este documento, constituye el marco de referencia para la participación y la toma de decisiones. El Instituto de RR. Hijas de María Madre de la Iglesia es el intérprete de la identidad de sus Centros y ejerce esta función, en diálogo con los diversos miembros de la Comunidad Educativa, a través de su legítima representante en cada Centro.

Carácter Propio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

09.- COMUNIDAD EDUCATIVA Y DIMENSIÓN SOCIAL DEL CENTRO.

9.1. De acuerdo con el carisma propio del Instituto de Hijas de María Madre de la Iglesia, y la sensibilidad de las propias Comunidades Educativas, ponemos los medios eficaces para que nuestros centros:

Medios eficaces.

  1. Sean capaces de integrar, en la medida de lo posible a los alumnos con necesidades educativas especiales, a las minorías étnicas, a los emigrantes, a los que presentan necesidades por sus particulares condiciones físicas, de aprendizaje, económicas y/o social, haciendo realidad la opción referencial por los más necesitados, propia del espíritu de M. Matilde. Si es preciso atendiéndoles en Hogares que el Instituto disponga para ellos.

Atención a la diversidad.

 

b) No discriminen o dañen en su dignidad a ningún miembro de la Comunidad Educativa por la utilización del lenguaje, la elección de materiales didácticos, la adjudicación de tareas, agrupamiento escolar y la organización extraescolares.

No discriminación.

c) Estén abiertos al diálogo al servicio de la comunidad ciudadana y eclesial en la que están insertados, integrándose en la realidad cultural de la diversas autonomías.

Diálogo, servicio e integración eclesial.

 

 

9.2. En relación con los aspectos socioeconómicos nos esforzamos por conseguir:

 

a) La adecuada financiación de la enseñanza que posibilite unas retribuciones económicas justas para los profesores y personal no docente y un nivel satisfactorio de la calidad educativa de acuerdo con el Carácter Propio, del Centro.

Adecuada financiación.

 

b) Una especial atención a los niños y jóvenes más necesitados de educación, generalmente pertenecientes a poblaciones socioeconómicas pobres, deprimidas o inmigrantes.

Opción preferencial.

c) La colaboración de los miembros de la Comunidad Educativa con las organizaciones civiles o eclesiales que promueven la ayuda humanitaria a toda clase de marginación social.

Colaboración con otras organizaciones.

d) Disponer de los medios y servicios necesarios para el buen funcionamiento del Centro, sin ostentación, con un estilo de austeridad

Estilo de austeridad.

e) La apertura de las Instalaciones, según las posibilidades de los centros al servicio de la comunidad local en la que están ubicados

Disponibilidad de las instalaciones.

10.- COMUNIDAD EDUCATIVA Y RELACIONES HUMANAS, LABORALES Y ECONÓMICAS.

10.1. La estructura organizativa, laboral y económica de los Centros de Instituto Hijas de María Madre de la Iglesia ha de ser coherente con los principios de este Carácter Propio.

Coherencia estructural.

10.2. Por ello queremos desarrollar las relaciones humanas, laborales y económicas centro de los siguientes criterios:

 

a) Las relaciones humanas entre los miembros que constituyen la Comunidad Educativa deberán cuidarse no solo por su incidencia en la consecución de los objetivos educativos, sino por ser una expresión de los valores y motivaciones evangélicas que realmente inspiran la vida del Centro.

Relaciones humanas.

 

b) Los Profesores y demás personal del Centro son corresponsales y habrán de ser artífices cualificados, del servicio que la institución pretende ofrecer, y no solamente buenos profesionales de la enseñanza.

Coherencia con la oferta educativa del Centro

c) Los alumnos y sus padres son miembros activos de todos los servicios y fines del Centro que le afectan, y no simples usuarios del mismo

Alumnos y padres miembros activos.

d) En los Centros, las Religiosas Hijas de María Madre de la Iglesia son las transmisoras y primeras servidoras de los fines que el Instituto se propone llevar acabo en su acción educativa

H.M.M.I. transmisoras y primeras servidoras.

Lo e) Las Directoras Titulares de los Centros colaboran activamente, dentro del marco legal establecido para que el personal contratado goce de todos los derechos laborales que les compete. Promueven también en la medida de lo posible, la mejora de las condiciones económicas y los medios de trabajo, de acuerdo con las funciones y responsabilidades correspondientes a cada uno de los miembros de la Comunidad Educativa.

Retribuciones económicas dignas.

 

 

 

 

 

 

 

11.- COMUNIDAD EDUCATIVA Y FORMACIÓN PERMANENTE.

11.1. Para llevar a cabo los objetivos y la realización práctica del Proyecto Educativo, los Centros promueven la formación permanente y el perfeccionamiento humano y profesional de las personas que realizan las funciones directivas, educativas, administrativas y de servicio, del Centro.

 

Perfecciona-

miento de la Comunidad Educativa.

11.2. Para ello se promueven los medios más adecuados: Cursos, Seminarios, Jornadas, Encuentros de Oración, Convivencias, Comunicación de experiencias, Congresos …

Medios de formación.

11.3. Los Centros deben ser también un ámbito de formación para los padres. Mediante encuentros, actividades formativas o de colaboración y otros medios, desean ayudar a los padres a promover en sus hogares, un clima de seguridad, confianza y coherencia con el Centro que facilite a los niños y adolescentes el crecimiento equilibrado y global de su personalidad.

Formación de padres.

 

12.- PROYECTO DE PASTORAL.

La misión educativa de los Colegios de las H. M. M. I. estará impulsada desde el Proyecto General de Pastoral Educativa del Instituto, que cada centro concretará en su Plan de Pastoral.

 

12.1. El Plan de Pastoral del Centro, tiene como objetivos:

a) Garantizar, planificar y desarrollar la dimensión evangelizadora del Colegio.

b) Animar, acompañar y fortalecer el proceso de conocimiento de Jesucristo y la adhesión a su persona.

c) Expresar y vivir la fe a través de la oración, la reflexión, la celebración litúrgica y el compromiso cristiano.

d) Formar personas conforme a los valores evangélicos y al estilo cristiano de M. Matilde.

 

 

 

Plan General de Pastoral

 

 

 

 

13.- OBSERVACIONES FINALES

13.1. Este documento Carácter Propio representa los objetivos y líneas pedagógicas generales del Instituto de Hijas de María Madre de la Iglesia y el sentir de las Comunidades Educativas de sus Centros.

Carácter Propio.

13. 13.2. Los objetivos concretos de las diversas dimensiones educativas se desarrollarán en los Proyectos Educativos de cada Centro, expresándose de manera asequible y evaluable. Se revisarán periódicamente.

Concreción en el Proyecto Educativo.

13.3. Este documento Carácter Propio tiene valor normativo para los centros educativos del Instituto de HMMI. En su texto mismo y en sus contenidos fundamentales sirve de referencia obligada para otros textos particulares y para la elaboración de los Proyectos Educativos de cada Centro.

Valor normativo del Carácter Propio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOCABULARIO.

 

  • FINES: Características del tipo de personas que nos proponemos formar en nuestros Centros.

  • PRINCIPIOS: Enunciados que deben regir, aquello que se ha de tener en cuenta en nuestra acción educativa para formar el tipo de persona que nos proponemos en los fines.

  • INTENCIONES EDUCATIVAS: Fundamentos de la labor educativa expresados en capacidades a desarrollar, hábitos a afianzar, valores a presentar y actitudes a despertar, necesarios para la formación integral de la persona.

  • CARÁCTER PROPIO O IDEARIO DEL CENTRO. CPC: Define la identidad de un Centro o una Congregación y su ideal de educación. El Titular del Centro tiene derecho a definirlo. (LOE, art.115)

  • PROYECTO EDUCATIVO DE CENTRO. PEC: Conjunto de decisiones reflexionadas, debatidas y asumidas por el claustro de profesores del centro para dotar de coherencia y eficacia el “Currículo de cada etapa” secuenciado en ciclos y por áreas, en función de sus características propias y del entorno específico.

  • CURRICULO. Conjunto de objetivos, contenidos, principios metodológicos y criterios de evaluación que han de regular la practica docente en una “etapa”.

  • REGLAMENTO DE REGIMEN INTERIOR. RRI: Conjunto de normas relativas al gobierno y la organización de un Centro que regulan los derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa.

  • PLAN GENERAL ANUAL. PGA: Actualmente consta de: Objetivos generales y específicos del curso, programación de las áreas educativas, organización y distribución de: personas, espacios, tiempos, funciones, responsabilidades,…, previsión de recursos humanos y materiales, criterios de valuación…

 

 

 

 

 

En el año 1946 llegan a Noreña las Hijas de Mª Madre de la Iglesia

Al año siguiente la Junta Municipal de Primera Enseñanza presidida por el alcalde D. Amaro Monte, con asistencia del párroco D. Alfredo Barral, la directora de la escuela unitaria de niñas doña Mercedes Cuervo... consideran “útil y beneficioso” para la villa el proyecto presentado por la hermana Mª Antonia Ramírez Hernández de abrir un Colegio con el nombre de Nuestra Señora de Covadonga. Así llegó la misión educativa de Madre Matilde a Noreña. A través de religiosas comprometidas, arriesgadas y dispuestas a hacer siempre el bien.

“El nuevo colegio se denominará Nuestra Señora de Covadonga, contará con muy competente profesorado y viene a llenar un vacío que se dejaba sentir, ya que en nuestra villa era indispensable el funcionamiento de este Colegio que tan hermosa labor realiza entre la niñez y juventud noreñense” - Diario Región 26/09/46 - 

Sin acobardarse por las numerosas dificultades que los principios de toda obra conlleva, con escasez de recursos humanos y económicos, abren las puestas del Colegio a quien quiera recibir la educación que empezaron a impartir.

Es el edificio dedicado a la enseñanza más antiguo de Noreña, ya que anteriormente otras dos congregaciones religiosas: Notre Dame y Sagrada Familia apostaron por esta tarea. Con el paso de los años el Colegio ha ido respondiendo a las demandas de la sociedad y adaptándose a las nuevas necesidades.Imposible calcular el número de personas que se han educado en él y su cooperación en la vida de Noreña a lo largo de un siglo. 

 Se han realizado ampliaciones y adaptaciones que han dado como resultado el esplendido Colegio que hoy vemos. Está situado en la esquina que da unión a las calles Eulalia del Busto y calle de la Iglesia y conserva en su fachada un escudo de la casa solariega de Doña Eulalia del Busto.

 El Colegio que comenzó impartiendo educación primaria y clases de labor es actualmente un Centro integrado con trece unidades, todas ellas concertadas en los niveles de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria.

 Somos continuadores de una labor educativa que comenzó hace más de 100 años y estamos dispuestos a seguir en ella animados por el carisma de Madre Matilde.

 

 

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account